Izanami

Izanami: La deidad de la creación y la muerte en japon

En la mitología japonesa y el sintoísmo, existe Izanami, una diosa de la creación y la muerte. Ella es conocida como la esposa de Izanagi, juntos considerados los primeros dioses. Su matrimonio tuvo problemas y su muerte provocó la aparición de otras deidades.

Izanagi emprendió un viaje al inframundo para buscarla, pero se horrorizó al ver su cadáver en descomposición. A pesar de sus esfuerzos, Izanami ya estaba en la tierra de los muertos. La figura de Izanami ha dejado una influencia en la cultura popular japonesa y diversos ámbitos, como el anime y los videojuegos.

Índice

El origen y la figura de Izanami

En la fascinante mitología japonesa y el rico sistema de creencias del sintoísmo, emerge la figura de Izanami, una deidad reconocida por su papel en la creación y la muerte. Junto a Izanagi, son considerados los primeros dioses, responsables de dar inicio al mundo y todo lo que lo compone.

La esencia de Izanami como deidad se encuentra en su capacidad dual de crear y destruir. Su relevancia radica en su papel crucial en el proceso de gestación y en el inexorable destino de la muerte. Como un verdadero reflejo del ciclo de la vida, Izanami representa la fecundidad y la renovación, pero también el fin inevitable y la transición hacia el más allá.

La relación entre Izanami e Izanagi es central en la mitología japonesa. Juntos, establecieron los cimientos del mundo tal como lo conocemos. Utilizando una lanza llamada Ame-no-nuboko, los dos dioses trabajaron en armonía para crear una isla sobre el mar, donde construyeron un majestuoso palacio. Sin embargo, su relación matrimonial se vio afectada por un dilema de cortesía que generó dudas y tensiones entre ellos.

De su unión nacieron Hiruko y Awashima, hijos deformes que no fueron considerados dioses. Este hecho provocó incertidumbre en Izanami e Izanagi, quienes decidieron buscar consejo de otros dioses para entender qué habían hecho mal. La consulta reveló que era el deber del esposo manifestar gratitud primero en el matrimonio, despejando así las dudas y conflictos que los afectaban.

Con el ritual correcto, Izanagi pronunció las palabras de agradecimiento requeridas, y finalmente, se consumó el matrimonio divino. Como resultado de esta unión armoniosa, nacieron las ocho grandes islas de Japón, junto con otras seis islas más y un sinfín de deidades divinas.

Sin embargo, la historia de Izanami toma un giro inesperado con su trágica muerte al dar a luz a Kagutsuchi, la encarnación del fuego. Su fallecimiento en el parto despertó la ira en Izanagi, quien, consumido por el dolor y la furia, mató al recién nacido y provocó la aparición de numerosas deidades en el mundo.

Deseando desesperadamente recuperar a Izanami, Izanagi emprendió un arriesgado viaje al inframundo conocido como Yomi. Su objetivo era encontrar a su amada y traerla de vuelta al mundo de los vivos. Pero al llegar al inframundo, fue testigo de una visión terrorífica: el cadáver en descomposición de Izanami. La diosa le anunció que ya era tarde, ya que había comido comida del inframundo y por tanto, debía permanecer en la tierra de los muertos.

La desesperación embargó a Izanagi, quien esperó pacientemente como le había sido solicitado. Sin embargo, su impaciencia lo llevó a desobedecer las advertencias de Izanami y encender una mecha para iluminar el oscuro inframundo y buscar a su amada. Este acto desencadenó la furia de Izanami, quien envió a los ejércitos del inframundo tras su esposo, mientras él lograba escapar y sellaba la entrada con una piedra.

El viaje de Izanami al inframundo y su encuentro con su cadáver en descomposición tuvieron profundas consecuencias. La separación resultó inevitable y además, Izanami lanzó una maldición amenazando con matar a mil humanos cada día. Ante esto, Izanagi respondió desafiándola, prometiendo que haría nacer a mil quinientos humanos cada día para contrarrestar su terrible maldición.

La relación de Izanami con Izanagi y su matrimonio problemático

La figura de Izanami está estrechamente vinculada a Izanagi, juntos son considerados los primeros dioses de la mitología japonesa. Sin embargo, su matrimonio no estuvo exento de problemas y dificultades.

Según la leyenda, Izanami y Izanagi construyeron una isla sobre el mar utilizando una lanza llamada Ame-no-nuboko. En esta isla construyeron un palacio y dieron inicio a la creación del mundo tal como lo conocemos.

Pero a pesar de su papel como dioses creadores, su matrimonio se vio enfrentado a un problema central. Resulta que Izanami agradeció primero, generando dudas en Izanagi sobre si este acto era correcto según las reglas divinas.

Esta situación conflictiva se vio reflejada en el nacimiento de sus hijos, Hiruko y Awashima, quienes fueron deformes y no fueron considerados dioses. Preocupados por la situación, Izanami e Izanagi decidieron buscar consejo divino.

Acudieron a otros dioses para obtener orientación, quienes les revelaron que en el matrimonio es el dios masculino quien debe dar las gracias primero. Con esta información en mente, Izanagi y Izanami decidieron realizar nuevamente el ritual, pero esta vez asegurándose de seguir el protocolo adecuado.

De esta manera, Izanagi pronunció primero las palabras de agradecimiento, consumando así correctamente el matrimonio. Como resultado de su unión, nacieron las ocho grandes islas de Japón y otras seis islas más, así como numerosos dioses.

Sin embargo, la felicidad no duró mucho tiempo. Izanami murió mientras daba a luz a Kagutsuchi, la encarnación del fuego. Su muerte sumió a Izanagi en la furia y, en su enojo, decidió matar al recién nacido, desencadenando así la aparición de muchas otras deidades.

Este trágico evento marcó el comienzo de una serie de sucesos que llevarían a Izanagi a emprender un peligroso viaje al inframundo, conocido como Yomi, para buscar a su amada Izanami y traerla de regreso al mundo de los vivos. Pero la búsqueda no sería fácil ni exenta de consecuencias.

En Yomi, Izanagi encontró a Izanami pero quedó horrorizado al verla en estado de putrefacción. Izanami le reveló que ya era demasiado tarde, ya que había comido comida del inframundo y, por lo tanto, ahora pertenecía a la tierra de los muertos. Intentó convencer a los gobernantes de Yomi para que la liberaran, pero les pidió a Izanagi que no la viera en ese estado.

Izanagi, impaciente y desobedeciendo las advertencias, decidió entrar en Yomi para ver a Izanami. Encendió una mecha para iluminar su camino y, al encontrarse con su esposa, quedó horrorizado al ver su cadáver descompuesto.

Este acto de desobediencia enfureció a Izanami, quien envió a los ejércitos del inframundo para perseguir a Izanagi. Sin embargo, este último logró escapar cerrando la entrada con una piedra y rompiendo así su matrimonio con Izanami.

Furiosa, Izanami lanzó una maldición sobre Izanagi, amenazando con matar a mil humanos cada día. Pero Izanagi no se dejó amedrentar y respondió que, si eso sucedía, él haría nacer a mil quinientos. Esta confrontación marcó la ruptura definitiva entre ambos dioses.

El nacimiento de los hijos deformes y la búsqueda de consejo

El matrimonio entre Izanami e Izanagi no fue sin dificultades. Después de la creación de la isla y la construcción de un palacio, tuvieron hijos, pero desafortunadamente, nacieron deformes. Hiruko y Awashima no fueron considerados dioses y su apariencia anormal preocupó a ambos padres.

Ante esta situación, Izanami e Izanagi decidieron buscar consejo divino para entender qué habían hecho mal. Para ello, pusieron a sus hijos en un bote y acudieron a otros dioses en busca de orientación. Estos les revelaron un importante aspecto de los rituales matrimoniales: la deidad masculina debía dar las gracias primero. Este consejo hizo reflexionar a Izanagi, quien dudó sobre su accionar anterior.

Determinados a corregir el error, Izanami e Izanagi realizaron nuevamente el ritual matrimonial, pero esta vez, el dios habló primero y así se consumó adecuadamente la unión. Como resultado de este nuevo enfoque, nacieron las ocho grandes islas de Japón, junto con otras seis islas más y numerosos dioses que poblarían la tierra.

La búsqueda de consejo y la corrección del ritual revelan la importancia de las normas y la observancia adecuada de los rituales en la mitología japonesa. Izanami y Izanagi comprendieron que cada acción y gesto tenía consecuencias significativas en la creación y en la vida misma.

Esta etapa de la historia de Izanami y su esposo sentó las bases para comprender la necesidad de seguir las disposiciones divinas y las tradiciones establecidas. Revela la importancia de la armonía y el equilibrio en el mundo, así como la responsabilidad de los dioses y los seres humanos en la correcta ejecución de los rituales sagrados.

El ritual correcto y la creación de las islas de Japón

Tras los problemas en su matrimonio, Izanagi e Izanami buscaron consejo de los otros dioses para entender qué habían hecho mal. Fue entonces cuando descubrieron que la deidad masculina debía dar las gracias primero en el matrimonio. Decididos a corregir su error, realizaron nuevamente el ritual y esta vez Izanagi habló primero, cumpliendo adecuadamente con el protocolo matrimonial.

Como resultado de su unión, las ocho grandes islas de Japón y otras seis islas más, junto con numerosos dioses, fueron creados. Utilizando una lanza llamada Ame-no-nuboko, Izanagi e Izanami lograron crear una isla sobre el mar y construyeron un majestuoso palacio en ella.

  • La isla que crearon se convirtió en el hogar de los dioses y en el lugar donde habitaban Izanagi e Izanami.
  • Su unión simboliza el inicio de la creación y el establecimiento del orden en el mundo.
  • Cada una de las islas tiene su propio significado y personalidad en la mitología japonesa.
  • Estas islas se convirtieron en el escenario de numerosos eventos y leyendas a lo largo de la historia de Japón.

La importancia de este ritual corregido radica en el hecho de que sentó las bases para el surgimiento de la tierra japonesa tal como la conocemos hoy en día. Izanagi e Izanami, como primeros dioses, establecieron las islas de Japón y dieron lugar a una cultura rica y llena de tradiciones.

A través de su creación, se pudo dar paso a la vida y al florecimiento de numerosas civilizaciones en estas islas. Este ritual demuestra la importancia de seguir los protocolos adecuados y de comprender las relaciones de género en la mitología japonesa, donde las acciones y las palabras pueden tener un impacto significativo en el mundo.

La muerte de Izanami y el desencadenamiento de otras deidades

Tras el nacimiento de Kagutsuchi, la encarnación del fuego, Izanami falleció durante el parto. Su muerte sumió a Izanagi en una profunda tristeza y angustia. Sin embargo, lo peor estaba por venir. Al ver el cadáver en descomposición de Izanami, el dios quedó horrorizado y comprendió que ya no podría recuperarla.

Fue en ese momento cuando Izanami le reveló a Izanagi que había comido comida del inframundo, lo cual la condenaba a permanecer en la tierra de los muertos para siempre. A pesar de ello, Izanagi decidió intentar persuadir a los gobernantes del inframundo para que liberaran a Izanami y la dejaran regresar al mundo de los vivos.

Sin embargo, la paciencia de Izanagi se agotó y, desobedeciendo las advertencias de Izanami, decidió ingresar a Yomi, el inframundo. Al encender una mecha y adentrarse en el oscuro lugar, violó una de las reglas del inframundo y despertó la furia de Izanami.

Izanami envió a los ejércitos del inframundo tras su esposo, pero gracias a su astucia y habilidad, Izanagi logró escapar a tiempo y selló la entrada al inframundo con una gran roca. De esta manera, rompió el lazo matrimonial con Izanami y se separó definitivamente de ella.

Este trágico desenlace desató una serie de eventos en el mundo de los dioses. El resentimiento de Izanami hacia Izanagi se materializó en una maldición, por la cual ella mataría a mil humanos cada día. Sin embargo, Izanagi no se dejó vencer y respondió desafiante que haría nacer a mil quinientos humanos cada día.

Así, la muerte de Izanami y el quiebre de su matrimonio marcaron un momento crucial en la mitología japonesa. Estos acontecimientos dieron lugar a la aparición de numerosas deidades y cambiaron el curso de la historia divina. El legado de Izanami, como diosa de la creación y la muerte, perdura hasta la actualidad y ha dejado una profunda influencia en la cultura popular japonesa.

Izanagi emprende el viaje al inframundo en busca de Izanami

Tras la trágica muerte de Izanami, Izanagi se llenó de dolor y desesperación y decidió emprender un valiente viaje al inframundo, conocido como Yomi, para buscar a su amada esposa. Determinado a reunirse con ella nuevamente, se adentró en el oscuro y misterioso reino de los muertos.

El viaje de Izanagi fue desafiante y peligroso, pues los caminos del inframundo estaban llenos de obstáculos y trampas. Sin embargo, su amor por Izanami superó todos los desafíos que encontró en el camino. Con determinación y valentía, siguió avanzando, decidido a encontrar a su amada.

Al llegar al inframundo, Izanagi se encontró con un escenario desolador. Allí, entre las sombras y la oscuridad, descubrió a Izanami, pero quedó horrorizado al verla en un estado de descomposición. Su cuerpo ya no era el de la hermosa diosa que una vez conoció, sino el de una criatura muerta.

Izanami, aunque triste y lamentando su destino, reveló a Izanagi que había comido comida del inframundo y que, por lo tanto, ya no podía regresar al mundo de los vivos. Izanagi se sintió devastado por esta noticia, pero aún así, su amor por Izanami no disminuyó.

Izanami le pidió a Izanagi que no la viera en su estado actual y que dejara el inframundo sin ella. Sin embargo, la impaciencia se apoderó de Izanagi y, en un acto desafiante, encendió una mecha y entró en la morada de los muertos. Su desobediencia a las reglas del inframundo no pasó desapercibida.

La ira de Izanami se desató y envió a los ejércitos del inframundo tras Izanagi, ansiosa por castigar su impertinencia. Sin embargo, con astucia y valentía, Izanagi logró escapar de las criaturas y selló la entrada al inframundo con una pesada roca.

Esta experiencia marcó el final del matrimonio de Izanami e Izanagi. Izanami, en su ira, le lanzó una maldición a Izanagi, amenazando con quitarle la vida a mil humanos cada día. Pero Izanagi, sin dejarse amedrentar, respondió desafiante que, si eso sucediera, él haría nacer a mil quinientos nuevos seres humanos.

La búsqueda de Izanagi en el inframundo y su encuentro con Izanami marcan un punto crucial en la mitología japonesa. Esta historia trágica y llena de amor perdido ha dejado una profunda influencia en la cultura popular japonesa, resonando en diversas obras de anime, videojuegos y arte en general.

El encuentro con Izanami en el inframundo y su condición

Desesperado por traer de vuelta a Izanami, Izanagi decidió emprender un arriesgado viaje al inframundo conocido como Yomi. Su corazón se llenó de esperanza al encontrar a Izanami, pero quedó horrorizado al contemplar su cadáver en descomposición. La diosa le explicó que ya era demasiado tarde, que había comido comida del inframundo y, por tanto, estaba destinada a permanecer en la tierra de los muertos. Le suplicó a Izanagi que no la viera así, que esperara en la entrada mientras ella negociaba con los gobernantes de Yomi para ser liberada.

Izanagi, aunque impaciente y ansioso, decidió esperar como le había pedido Izanami. Sin embargo, la curiosidad y el deseo de verla nuevamente lo vencieron. Encendió una mecha y se aventuró en el inframundo, rompiendo una de las reglas del lugar. Su determinación era tan fuerte que no pudo contenerse y buscó a Izanami.

Sin embargo, lo que encontró fue una visión aterradora. El cadáver de Izanami estaba en un estado de descomposición avanzado, lleno de gusanos y con un olor nauseabundo. Esta espeluznante imagen enfureció a Izanami, quien envió a los ejércitos del inframundo tras su esposo como represalia por su desobediencia.

Afortunadamente, Izanagi logró escapar por poco de los horrores del inframundo. Cerró la entrada con una enorme piedra, separándose de Izanami de forma definitiva. Esta experiencia marcó el fin de su matrimonio y selló el destino de ambos dioses. Izanagi, decidido a proteger la vida humana, respondió a la maldición lanzada por Izanami prometiendo que si ella intentaba matar a mil humanos, él haría nacer a mil quinientos en su lugar.

La desobediencia de Izanagi y la furia de Izanami

Después de encontrar a Izanami en el inframundo y presenciar su cadáver en descomposición, Izanagi quedó aterrorizado y triste por la pérdida de su amada. Sin embargo, a pesar de las advertencias de Izanami de no entrar en ese momento, la impaciencia se apoderó de él. Encendió una mecha y se aventuró más profundamente en Yomi, rompiendo así una de las reglas sagradas del lugar.

Mientras buscaba desesperadamente a Izanami, su desobediencia enfureció a la diosa. Envió a los ejércitos del inframundo para perseguir a su esposo, decidida a vengarse por su incursión. Izanagi, temeroso de ser atrapado y consumido por las fuerzas oscuras, logró escapar justo a tiempo.

Una vez a salvo, Izanagi bloqueó la entrada a Yomi con una gran piedra, rompiendo así el vínculo matrimonial con Izanami. Fue en ese momento que ella le lanzó una maldición, declarando que mataría a mil humanos cada día como venganza por abandonarla en el inframundo.

Ante la amenaza de la maldición, Izanagi se mostró desafiante y respondió que si eso sucedía, él sería capaz de dar vida a mil quinientos nuevos seres humanos cada día. Esta confrontación marcó el final de su matrimonio y el comienzo de un cambio significativo en la relación entre ambos dioses.

La desobediencia de Izanagi y la furia de Izanami marcaron un punto crucial en su historia. La ruptura de su matrimonio y la aparición de la maldición revelaron el poder y la intensidad de sus emociones y acciones. El impacto de este evento perduró en la mitología japonesa y dejó una huella profunda en la cultura popular.

La huida de Izanagi y la separación de Izanami

Después de presenciar el desolador estado de Izanami en el inframundo, Izanagi sintió un profundo horror y decidió huir de ese lugar tan aterrador. La diosa le había advertido que no la siguiera en ese momento, pero su impaciencia y preocupación por su amada lo llevaron a desobedecer sus palabras.

Izanagi encendió una mecha y entró en Yomi, el inframundo, rompiendo una de las reglas sagradas de ese lugar. Su objetivo era encontrar a Izanami y salvarla de su funesto destino. Sin embargo, al encontrarla, quedó impactado por su aspecto: su cadáver se encontraba en avanzado estado de descomposición.

La diosa explicó a Izanagi que ya era demasiado tarde, que había comido alimentos del inframundo y por eso ya no podía volver a la tierra de los vivos. A pesar de sus intentos por convencer a los gobernantes de Yomi para que la dejaran irse, Izanagi sabía que era imposible deshacer el inexorable destino que los separaba.

A pesar de su pesar y desesperación, Izanagi logró escapar de Yomi cerrando la entrada con una pesada piedra, dejando atrás a Izanami para siempre. Este trágico episodio marcó el fin de su matrimonio y el inicio de su separación como deidades.

Tras su regreso a la tierra de los vivos, Izanagi rompió con Izanami de forma definitiva. A pesar de haber compartido momentos de creación y amor, su relación había quedado marcada por la desdicha y el dolor. Aquella separación, triste y dolorosa, selló el destino de ambos dioses.

En respuesta a la maldición lanzada por Izanami, Izanagi prometió hacer nacer a mil quinientos humanos cada día, superando así la cantidad de muertes que ella había anunciado. Con esta promesa, se cerró esta etapa oscura de su historia y Izanagi se preparó para enfrentar un futuro incierto sin su amada al lado.

La maldición lanzada por Izanami y la respuesta de Izanagi

Tras ser encontrada en el inframundo por Izanagi, Izanami le reveló que ya era tarde para rescatarla, ya que había comido comida del reino de los muertos. Aunque intentó persuadir a los gobernantes de Yomi para dejarla irse, le pidió a Izanagi que no entrara en ese momento. Sin embargo, la impaciencia de Izanagi lo llevó a romper esa promesa y entrar en el inframundo.

Cuando Izanagi encontró a Izanami, quedó horrorizado al ver su cuerpo en descomposición. La diosa, enfurecida por su desobediencia, envió a los ejércitos del inframundo tras él. Afortunadamente, Izanagi logró escapar a tiempo cerrando la entrada de Yomi con una piedra

Por su desobediencia, Izanagi rompió finalmente el matrimonio con Izanami. En respuesta, ella le lanzó una maldición, declarando que mataría a mil humanos cada día. Sin embargo, Izanagi no quedó indefenso y respondió desafiante que haría nacer a mil quinientos si eso sucedía.

Esta maldición y la respuesta de Izanagi reflejan la tensión y la fractura en su relación, así como la naturaleza dual de Izanami como diosa de la creación y la muerte. A pesar de su amor y colaboración en la creación del mundo, su matrimonio problemático y el trágico final de Izanami llevaron a esta confrontación y división entre los dos.

La maldición de Izanami y la respuesta de Izanagi tienen un significado más profundo en la mitología japonesa, simbolizando los desafíos y las consecuencias de las decisiones y las acciones en las relaciones humanas y divinas. Esta parte de la historia de Izanami y Izanagi añade una capa de complejidad y drama a su mito, explorando temas universales como la responsabilidad, la pérdida y el poder.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Izanami: La deidad de la creación y la muerte en japon puedes visitar la categoría Mitología Japonesa.

Foto del avatar

Marta González

Graduada en Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca. Me especialicé en la relación entre las tradiciones religiosas y su impacto cultural a lo largo de la historia. He colaborado en diversas publicaciones académicas, explorando cómo la teología influye en la comprensión contemporánea de la ética y la moral. Mi pasión es desentrañar y compartir las complejas interacciones entre la fe, la cultura y la sociedad a través de mis escritos.

Esto te podría interesar

Subir