Melek Taus: El Ángel Pavo Real

Melek Taus en la demonología.

En la religión preislámica de Oriente Medio llamada Yazidí, Melek Taus es el nombre que se le da una deidad que es central en su fe. Para las religiones islámica y cristiana, estas personas son consideradas adoradores del Diablo, pues este ser es descrito como uno de los que se opuso a Dios, en el Corán es reconocido bajo el nombre de Shaytan que vendría siendo el mismo que se utiliza para identificar a Satanás.

Sin embargo, para los Yazidistas esta entidad no es el anticristo, es descrito como la entidad que amó tanto a Dios que decidió no apoyar las órdenes que consideraba ser injustas a su naturaleza, pues era el fruto neto proveniente del poder de la iluminación del Todo Poderoso. Según sus creencias, Dios creo al mundo y se lo confió a siete ángeles dirigidos por el Ángel del Pavo Real o Melek Taus.

Índice

Representación física

La imagen que representa a Melek Taus es semejante al animal pavo real, es de gran tamaño y tiene unas plumas grandes de numerosos brillantes colores. En el cristianismo primitivo este animal simboliza tan la inmortalidad y la Resurrección, pues se creía que su carne no podía podrirse.

Origen

El nombre de este ser es transliterado en ciertas ocasiones como Malik Taws, Malak Ta’us o Malak Tawus. En la lengua semita Malik es traducido como “ángel” o “rey” y Taus significa “pavo real” a pesar de que no existe en las tierras donde esta entidad es adorada, pero es presentado como este animal.

Una creencia originaria del Yazidismo es que Dios es un ser absoluto y trascendental, puede abarcar todo el universo y se manifiesta por medio de siete seres divinos encabezados por Melek Taus, entre todos se encargan de sostener la vida universal. Esta entidad fue el primer ser angelical que emergió de la luz de Dios en forma de arcoíris y a partir de él se originaron seis más.

Historia

Los Yazidi cuentan que Melek Taus es un ángel caído, quien decidió formar parte de la rebelión de Lucifer, pero al caer del cielo buscaba el perdón de Dios. Logró redimirse gracias a sus lágrimas, ya que pasó 7.000 años llorando y esto generó tanto la creación del universo como el apaciguamiento de las llamas del infierno, el Todo Poderoso quiso que formara parte de sus ángeles nuevamente.

Pero las mismas personas que practican esta religión afirman que este “Dios” es el demonio, entonces se hace conocer como ángel y demonio. Su nombre no puede ser pronunciado porque está prohibido, sin embargo, puede ser adorado por los ciudadanos, pero esta adoración es originada por el miedo y el temor.

Hay poca información sobre de donde proviene el culto a esta entidad, algunos historiadores creen que su origen es de la india, mientras que otros dicen que es de las arenas del Sahara y también están aquellos que defiende una postura en donde explican que su creencia viene de tradiciones antiquísimas, de las cuales muchas son no pueden mencionarse.

En las leyendas que existen sobre Melek Taus se cuenta que es un ser que carece de propósito y está cansado de su existencia, anteriormente vivía una vida llena de lujos, pero ahora transita sobre las arenas como una especie de espectro similar al viento. Su función en el infierno es aconsejar a Jehová y Satanás a que inicien con la batalla final.

Representación en el Libro Negro

Los Yazidíes tiene dos libros sagrados, el libro de la revelación que se interpreta como un Nuevo Testamento escrito en 1162 d.C. y el Libro Negro considerado como un Antiguo Testamento redactado en 1342 d.C., el segundo libro es atribuido a Khasan al-Bashi y se cuenta que Melek Taus fue la primera forma de Dios Supremo que, además, fue uno de los Siete Grandes Ángeles.

Hay un pasaje que describe a cada uno de los ángeles y su vínculo con la creación de los siete días, en el primer texto se explica que Dios creó una perla, por muchos años estuvo sentada sobre un pájaro primigenio y explotó convirtiéndose en el universo físico, a partir de esta situación se produjo la existencia de los siete días.

Representación en el cristianismo y el islam

En ambas religiones, Melek Taus es identificado como Shaytān (Satanás) o Lucifer. Cuando Dios creó a Adán y Eva, ordenó a sus ángeles arrodillarse a sus creaciones, todos lo hicieron menos Melek quien creía que no debía doblegarse ante nadie a parte del Todo Poderoso, por esta razón fue enviado al infierno y al arrepentirse sus lágrimas lograron apagar los fuegos lo que le permitió reconciliarse con Dios, ahora sirve como uno de sus intermediarios entre él y la humanidad.

Como esta historia es semejante al relato musulmán de Satanás, llamado Shaytan o Iblís, quien es un ángel caído que rechazó inclinarse a la creación de Dios por orgulloso y por ello fue desterrado al infierno y su misión es tentar a los seres humanos a caer en el mal. Entonces los cristianos y musulmanes llaman a los Yazidí adoradores del demonio.

Melek Taus y Lucifer

Con frecuencia se cree que Melek Taus es Lucifer por la similitud existente entre sus historias, ambos son ángeles caídos que desobedecieron el mandato de Dios al no arrodillarse ante su creación que vendría siendo el ser humano. Melek lo hizo porque no creía poder doblegarse ante otro ser que no sea su Dios y Lucifer por orgullo. La gran diferencia entre sus historias es que Melek pudo conseguir el perdón de Dios, pero Lucifer se quedó por el resto de la eternidad en el infierno tentando a los mortales.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Melek Taus: El Ángel Pavo Real puedes visitar la categoría Demonología.

Foto del avatar

Carlos Ruiz

Con un doctorado en Antropología de la Universidad Complutense de Madrid. Mi área de especialización es el estudio de mitos y creencias de culturas antiguas. He participado en proyectos de investigación en varios países, analizando cómo las mitologías se entrelazan con la identidad cultural y social. Como redactor, busco ofrecer una perspectiva única sobre las historias y leyendas que han dado forma a nuestras civilizaciones, uniendo pasado y presente en mis análisis.

Esto te podría interesar

Subir